viernes, 14 de octubre de 2011

Hígado Encebollado


Ya se que hay mucha gente que no puede ver la casquería ni en pintura y lo entiendo. A mí me gusta mucho el hígado, sin embargo hay otras partes que no las comería. Esto pasa como en las verduras, el pescado, la carne.... Que no te guste un alimento no significa que no te guste un congénere :-)

El hígado es un gran proveedor de hierro, por lo tanto viene muy bien para todas las personas y en especial para aquellas que tengan una anemia ferropénica (vamos, que estás bajo de hierro).También aporta gran cantidad de vitamina A, del complejo de vitamina B y de proteínas. Yo cuando era pequeña lo tomaba mucho y dejé de hacerlo cuando empezaron con lo de la vaca loca, la fiebre porcina, lo del pollo y como sabéis que todo lo malo pasa por el hígado pues eso, que dejé de consumirlo. Ahora lo vuelvo a comer y se lo intento meter a los peques, pero nada, son unos tiquismiquis :-) Bueno me dejo de discurso y paso con la receta.


Ingredientes:
  • Hígado de Ternera
  • 1 Cebolla Grande
  • 1 Diente de Ajo
  • Vino Blanco
  • Una Hoja de Laurel
  • Aceite de Oliva Hojiblanca
  • Sal
  • Pimentón Dulce (si alguien le gusta picante pues ya sabe)


Elaboración de la Receta:

Yo la hago según me enseñó mi madre. En una sartén se pone el aceite; se pochan en él la cebolla junto con el ajo, todo picado en menudo. Cuando ya esté listo, añadimos el pimentón le damos unas vueltas con cuidado de que no se nos queme porque si no nos amarga el plato y le incorporamos la hoja de laurel, un chorrito de vino blanco,un poquito de agua y una pizca de sal. Dejamos cocer a fuego medio hasta que haya reducido la salsa y reservamos al calor. Ahora se le pone la sal al hígado y se saltea en un poco de aceite a fuego vivo hasta que pierda su color rosado. Se separa del fuego y se incorpora a la salsa, se remueve y se sirve enseguida.

Para que el hígado resulte tierno debe freírse muy deprisa y con poca grasa. Si se pone en una salsa no deber hervir con ella, pues en este caso se endurecería.

La sal mucho tiempo en el hígado lo endurece, no se le pone por tanto, hasta última hora. Para comerlo tiene que esperar la persona por el plato, de lo contrario si el hígado se enfría se pondría duro.

Espero que os guste y a disfrutar.





24 comentarios:

  1. Mira, reconozco que para lo salado soy de lo más ridícula que te puedes imaginar, mi madre odia darme de comer, casi nada me gusta... Y en cambio, al contrario de lo que podría parecer el hígado encebollado es que me encanta!!! Y tú lo has preparado a la PERFECCIÓN!!! Un 12 para ti!
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Holis, he visto tu receta en los blogs favoritos de "Rescatando Recetas (Pamela)" y he venido a ver tu platito de hígado, porque hoy mismo he publicado también una receta de higaditos de pollo. Me ha hecho gracia, porque hemos empezado la entrada más menos igual. Como veo que tienes cositas interesantes me quedo de seguidora. Si te apetece pasarte por mi blog: wwww.micocinaeschicunini.blogspot.com
    Sitos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta de esa manera, pero no debo comerlo, es muy rico, besos

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado genial!!1, hace mucho que no lo hago me llevo la receta.
    feliz día!!!

    ResponderEliminar
  5. Cuanto tiempo hace que no lo como, en casa también son un poco tiquismiquis, pero un día de estos lo hago, para darnos un capricho, que a mi marido también le encanta. Bss.

    ResponderEliminar
  6. En mi casa les encanta a todos menos a mí, aquí comen todo tipo de casquería, yo no puedo ni manipularla!

    ResponderEliminar
  7. Una riquisima receta de antaño que tu has bordado, que no se debe perder. Todo un detalle por tu parte compartir esos trucos y consejos de tu madre.
    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. hola guapa me contaras si haces el sweet lomito.
    Saludos:
    Olguis.

    ResponderEliminar
  9. Hola Dely,ami tambien me encanta el hígado en cebollado , pero el de cerdo, y prontito que es el tiempo de las matanzas, me pongo morada, comiendolo
    un abrazo ***

    ResponderEliminar
  10. A todos en mi casa nos gusta, suelo comprar, de ternera,ternasco, cerdo y desde luego los de pollo y todods nos gustan, tampoco para comer todos lso dias, pero una vez al mes los hago.
    Tu receta me ha encantado, bsssssss.Sefa

    ResponderEliminar
  11. a mi me encanta la asadura. El higado no me disgusta, no lo compro a menudo, pero cuando lo hago disfruto muchisimo ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  12. Hoy ni siquiera leo la receta, con el hígado no puedo. Pero si paso a saludarte y desearte feliz fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Un saludo gastronómico desde Suecia, donde tenemos tres estaciones por el momento. Invierno en el norte, otoño en la parte central y verano en el sur!
    Y! Abreviar la cena; prolongar la vida! (Benjamin Franklin en cooperación con don Gerardo de Suecia)

    ResponderEliminar
  14. Ainssss yo soy una de esas que la casquería no puedo con ella, aunque a mi marido y a mi hija los higaditos les encanta y a veces lo preparo aunque para mi sea un mal dia de cocina, pero hay que sacrificarse un poco porque a ellos les encanta.

    Besitosssss

    ResponderEliminar
  15. Yo también soy una de las que me encanta la casqueria ...pero tengo 2 en casa que fruncen el ceño ..por lo que lo distancio bastante , el otro dia también hice higado ..que rico es .Tu receta se ve estupenda .Se me ha roto el enlace de mi blog con el tuyo , te agradeceria me borrases de los blogs que sigues ...esperes unos 5 minutos y nuevamente me enlaces ..para que al publicar yo funcione y salga en el tuyo , es una prueba de comprobación , llevo 7 dias sin que mi blog salte en ninguno de los vuestros ....problemas de blogguer que intento solucionar ....besos y buen domingo MARIMI

    ResponderEliminar
  16. Ummmmm me encanta y seguro que estaba delicioso no hay mas que ver la foto.
    Vete poniendome un platin que el pan ya lo llevo yo.
    Te ha quedado divino.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  17. a mi me gusta muchisimo,y lo hago poco

    ResponderEliminar
  18. En casa si que nos gusta,aunque prefieren el de cerdo...yo me quedo con los dos.
    Besets.

    ResponderEliminar
  19. Mira que de pequeña odiaba el hígado...pero es que con esta pinta que tiene el tuyo, me dan ganas de copiarte la receta y todo! Bss

    ResponderEliminar
  20. Yo de pequeña sí comía hígado, pero con los años dije que nanai... A mi santo seguro que le gustaría... La verdad es que tiene muchas virtudes y un sabor muy característico... Un besote.

    ResponderEliminar
  21. Yo soy de las que huyen de la casquería. Mi madre nos ponía hígado cuando éramos pequeños y era una guerra que nos lo comiésemos. De todas formas, tiene tanto hierro que debería retomar la costumbre. Besitos, Dely!

    ResponderEliminar
  22. Has conseguido, Dely, que alguien no muy fan del hígado se reconvierta en seguidor de él. Gracias.

    ResponderEliminar
  23. hola preciosa...aquí me tienes después de un tiempo sin apenas bloguear...a mí me gusta mucho el hígado y mucho más encebollado que al ajillo...queda la salsita más de mojar pan ejejje...con tu receta anterior acabo de quedar anonadada...no sabía que pudiera empanarse una tortilla!!! lástima mi intolerancia al huevo y el trigo o la probaría seguro!!!!
    un besote desde aquí al llau! :)

    ResponderEliminar
  24. Me pasa como a ti, que me gusta el hígado pero nada más de la casquería. Y encebollado es como más me gusta. Y con unas patatinas fritas... vamos, de dieta total!!
    Un besín y me llevo una tapina con tu permiso.

    ResponderEliminar